• facebook
  • twitter
  • youtube
  • picasa
  • wikipedia
  • RSS
04 ago 2017

“Es una parte fea que te ha tocado en la vida pero también hay muchas partes bonitas”

Artículo publicado en la revista Encuentro que nos acerca a la realidad de una persona con un problema de salud mental: Pedro Gamo, socio de la asociación madrileña ALUSAMEN.

Pedro Gamo 1 ¿A una persona con trastorno mental le gusta el deporte? ¿Puede estudiar una carrera universitaria? ¿Qué papel tiene su familia? Queremos seguir hablando con naturalidad sobre y por eso hemos dedicado un día entero a intentar descubrir cómo es el día a día de una persona  con problemas de . Existen miles de ejemplos de recuperación y esperanza. Pedro es uno de ellos.

Son las 9 de la mañana. Llamamos al telefonillo y nos responde una voz de mujer invitándonos a entrar. 9 pisos después, Sonsoles nos abre la puerta con una sonrisa y nos ofrece un café.

Pedro entra en la cocina y nos sonríe tras los dos besos de rigor (sin duda se parece a su madre, tienen la misma sonrisa). Desayunamos juntos y nos enseña la terraza, desde la que se ve casi todo Madrid. Hemos de salir ya para llegar a tiempo a Moratalaz, que tiene entrenamiento, nos avisa.

Una vez en la calle nos explica por qué juega al baloncesto. «Me ha costado, pero he encontrado mi deporte. Me vi bien, suelto, resolutivo… Además, ganamos (Se ríe). El deporte hace que te encuentres mejor, te reconforta, te limpia, es como si fuera un reciclaje. Aunque me canse, aunque venga sudado, aunque tenga agujetas…. Te hace bien. Pero no hacerlo por hacer, tienes que encontrar lo que te llena». Asentimos. Es fundamental encontrar algo que te llene.

¿Qué estudiaste? «Estudié un Grado Superior de Integración Social, la Diplomatura de Educación Social y soy formador ocupacional. Lo mío es lo social, es vocacional. Creo que también me metí ahí un poco para entender mi propio problema, ¿sabes? Ayudar me ayuda a mí mismo».  

Estamos sentados en al autobús. Madrid pasa por la ventana y la voz de Pedro es dulce y serena. «Yo creo que puedo ayudar a los demás a que tengan una vida mejor, más enfocada a vivir en sociedad. Y soy feliz con lo que hago. Soy feliz con cómo me ha ido la vida. Lo he pasado muy muy mal , pero me ha valido la pena. Vivirlo me ha enseñado mucho».

«Para mí mi familia es la mejor del mundo. Saben que lo he pasado muy mal pero que ha valido la pena. Que estoy otra vez en funcionamiento. Soy una persona que ha pasado por un infierno y que ahora está en el purgatorio».

Pedro Gamo 2¿Cuál es el papel de familia? «El papel de la familia es muy difícil, es estar en medio y sentir impotencia por no saber cómo ayudar». «Al principio da miedo, no tienes una asociación donde refugiarte, no te fías ni del psicólogo ni del psiquiatra porque no les conoces… Es como si explotara algo. Explota en tu casa, en tu vida, y todos se asustan porque es muy llamativo… pero aunque parezca que no, se sale adelante. Es una parte fea que te ha tocado en la vida pero hay muchas partes bonitas».

Es tan enfermedad el prejuicio como la enfermedad en sí.

«Es importante que las demás personas puedan contar su historia sin miedo, y que se las pueda escuchar sin miedo. ¿Te toca ser estigmatizado? A mí eso no me toca. No me gusta que la gente opine sin saber, sin conocer. Es tan enfermedad el prejuicio como la enfermedad en sí». ¿Por qué hay ese estigma? «Por ignorancia sobre todo, yo lo llamo ignorancia. Pero a eso se responde con palabras, con argumentos. Con amor».  

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre? «Me gusta mucho la música. Me lleva a poder evadirme de todo, de la sociedad, del mundo, de mi habitación… Tengo unos cuantos discos que son como mi pequeño santuario. La música es imprescindible en mi vida y me gusta ponerla a tope. Mis vecinos deben de estar un poco hasta las narices… (Todo el autobús nos oye reírnos)».

«Leer me encanta también. Hace poco, fui a la presentación de un libro de poesía de una persona también con enfermedad mental (Se refiere al libro “Epifanías” de Ignacio Ruiz de la Mora). Muchas noches, le leo a mi madre un par de poesías suyas. Como él ha pasado el mismo infierno, me ayuda a mí. Por eso quiero yo ayudar a otras personas».

Pedro Gamo 4Llegamos a la sede de , en Moratalaz. Al ver las pistas mojadas Pedro nos explica con tristeza que no van a poder entrenar. Entramos en la asociación donde nos presentan a todo el mundo y nos preguntan si sabemos jugar al ping-pong. “Un poco…”, contestamos. Montan rápidamente dos mesas plegables y reparten pelotas y raquetas.

En seguida, se hace patente nuestra torpeza. Entre risas, uno a uno nos van sacando a jugar y el resultado no varía, victoria para ellos y carcajadas para todos.

No tienes que ser como todo el mundo dice que eres, sino tú mismo.

Volvemos a su casa en autobús. Madrid pasa por la ventana pero en sentido inverso y Pedro prosigue su relato. «Empecé con 19 años. Estaba estudiando, aunque a mí no me ha resultado un impedimento para terminar. Ahora, con 34, llevo muchos años trabajando en mí mismo. Y para mí, mi poquita verdad es esta: Todos queremos prácticamente lo mismo, ser felices, llevar una vida lo más plena posible. Sin embargo, es una parte de la vida el enfermar, es algo que no elijes y que le puede pasar a cualquiera. Sin embargo, es una etiqueta que te han colocado y que no te puedes quitar».

«Debería haber más información sobre salud mental, porque aunque es invisible es muy llamativo pero solo hace falta explicarlo mejor, no hay que tenerle miedo. Y no tienes que ser como todo el mundo dice que eres sino tú mismo».

¿Por qué es importante hablar de salud mental? «Pues porque la gente no quiere hablar de ello (se ríe). Que le pasa a todo el mundo, vamos, nadie puede estar sano toda una vida. ¿Somos perfectos? No lo creo. Somos todos imperfectos. ¿Tienes una enfermedad y ya no eres nadie? No es así».

¿Un reportaje como este puede ser útil? «Útil, valioso y espero que sirva para mostrar que la vida [de una persona con problemas de salud mental] es así y que no vayan buscando cosas fuera de lo normal porque no existen. La vida es aburrida y es más, hay que aburrirse. La vida tiene cosas buenas como el baloncesto, como el ping-pong, como los amigos». ¿Qué les dirías a los lectores? «Les diría que sean fuertes. Que persigan sus sueños, sean los que sean. Que se puede superar todo sin hacer mal al de al lado».

Pedro Gamo 3Pedro después de comer aprovecha para una pequeña siesta. Quedamos a las 16:30 en su casa de nuevo para ir a , la Asociación en Lucha por la Salud Mental y los Cambios Sociales, que está en Vallecas.

«A las 5 tengo Arte-terapia. Somos un grupo y allí, a través del dibujo de otra persona explicas los sentimientos que te surgen. Después, de 6 a 7, soy voluntario en el taller de dibujo. (Se nota el orgullo en su voz) Me lo ofrecieron hace dos semanas para ayudar a mis compañeros».

Tras participar con él en los dos talleres, Pedro nos acompaña al metro. «Yo se lo recomendaría a todo el mundo. Estar en ALUSAMEN es sentirse seguro. Después de todo lo mal que lo he pasado, me ha dado paz. Calma. Allí te entienden y te respetan».

¿Qué supone para ti ser monitor? «Me ha hecho mucha ilusión. Después de tres años el cambio de estar sentado a estar de pie, imagínate, es muy positivo y me hizo mucha ilusión. Igual que esta entrevista, me ha hecho mucha ilusión también (Se ríe)».

Llegamos al metro y nos despedimos. Bajamos distraídos las escaleras. Y es que aunque no se lo hemos dicho, esperamos que se haya dado cuenta. A nosotros también nos ha llenado de ilusión esta entrevista.

 

Artículo publicado en el nº 1 de la Revista Encuentro, 2017.

Comparte y disfruta
    Feafes