• facebook
  • twitter
  • youtube
  • Linkedin
  • instagram
  • wikipedia
  • RSS
30 jun 2010

ANASAPS organizó una jornada que destacó el derecho a la sexualidad de las personas con enfermedad mental

El 2 de junio la Asociación Navarra para la Salud Mental (ANASAPS) celebró en Pamplona la jornada “Sexualidad y Enfermedad Mental” para abordar con personas con enfermedad mental y familiares temas como la afectividad y las consecuencias que la presencia de una enfermedad mental puede tener sobre ésta, la influencia del tratamiento farmacológico o el abordaje en la familia de la sexualidad del familiar afectado.

Taller ANASAPS

Conducida por el psicólogo clínico experto en sexología, José Luis García, ANASAPS estructuró esta jornada en dos talleres, uno dirigido a personas con enfermedad mental y el otro a familiares y profesionales. Casi una treintena de participantes pudieron profundizar sobre las premisas de las que partió el experto en sexología. Por un lado, señaló que las personas con enfermedad mental tienen las mismas necesidades afectivas, de sociabilidad y de intimidad sexual que el resto de ciudadanos y que es preciso hacer un esfuerzo por reconocer su derecho a desarrollarlas en condiciones adecuadas, tanto por parte de las familias como de los servicios sanitarios. Además, subrayó que una relación sexual y afectiva armoniosa y gratificante puede constituir un factor de desarrollo personal de más calidad y de mejoría en el trastorno mental de la persona. Y también se centró en que un adecuado control farmacológico, junto a una readaptación de la vida sexual ayudaría, en muchos casos, a mantener el deseo y la vida sexual.

García indicó que muchas personas con trastornos mentales renuncian o se resignan a prescindir de la dimensión sexual de su vida, un hecho que ha calificado a través de un comunicado de “injusto” y que “no parece beneficiar ni al desarrollo personal, ni al pronóstico de la enfermedad”.

Además, en el transcurso de esta jornada se denunció que el desconocimiento sobre la de las personas con enfermedad mental hace que “proliferen ideas y creencias erróneas” entorno a su como por ejemplo la consideración de que la persona con problemas de salud mental es un ser con conductas sexuales extravagantes o el otro extermo que radica en la creencia de que no tienen ninguna necesidad sexual.

Comparte y disfruta
    Feafes