• facebook
  • twitter
  • youtube
  • Linkedin
  • instagram
  • wikipedia
  • RSS
23 oct 2019

SALUD MENTAL ESPAÑA denuncia el tratamiento estigmatizante de la salud mental por parte de los medios en el caso Valdemoro

A raíz de la detención el pasado 19 de octubre en Valdemoro (Madrid) de un hombre por el presunto asesinato de una joven, numerosos medios de comunicación han publicado a lo largo de estos días noticias estigmatizantes sobre los problemas de salud mental. El tratamiento mediático que se está dando a este caso reaviva, una vez más, los estereotipos y falsos mitos que vinculan la violencia con los trastornos mentales. La Confederación reclama a los medios mayor rigor informativo.

La Confederación ESPAÑA, organización sin ánimo de lucro que aglutina a 300 asociaciones y 46.000 socias y socios, y cuya misión es mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de y sus familias, muestra su rechazo y preocupación por las noticias publicadas en los últimos días a raíz del trágico caso que ha tenido lugar en Valdemoro (Madrid).

Distintos han difundido titulares y expresiones estigmatizantes en sus informaciones en las cuales se vinculan los problemas de salud mental con la violencia. Entre ellos, se encuentran los siguientes ejemplos:

- El Mundo: “El supuesto criminal sufría episodios de , no se medicaba ni estaba siendo tratado por profesionales y algunos de sus allegados aseguran que sufría ataques violentos en ocasiones sin motivo aparente”

- El Español: El colombiano, que padecía esquizofrenia –aunque no se medicaba– llevaba tiempo de okupa en la vivienda”

- Telecinco: “Esquizofrénico, neonazi, rasgos satánicos: así es Leo, el descuartizador de Valdemoro

- Telemadrid: “Al parecer, el acusado es esquizofrénico y no estaba medicado

- La Razón: “Pero algo se torció y pudo estar relacionado con la enfermedad que padecía, esquizofrenia, y por la que al parecer no estaba medicado, lo que le provocaba esos cambios bruscos

- ABC: “Tal vez su mente enferma –de esquizofrenia sin medicar, como aseguran desde su entorno– pudo haber hecho mella en su comportamiento

- La Sexta: “Además, según sus allegados, Leandro sufría esquizofrenia pero no se medicaba

- Antena 3: Ahora se investiga qué motivo el crimen, pero se sabe que el detenido sufría una esquizofrenia para la que no se medicaba

Desde la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA, se recalca que la creencia generalizada de que los problemas de salud mental están íntimamente relacionados con la violencia no tiene base científica alguna. No es cierto que las personas con trastornos mentales sean más agresivas ni tengan más probabilidades de cometer actos violentos que las personas sin estos problemas. De hecho, ocurre en más ocasiones que este colectivo sea víctima de agresiones, malos tratos y abusos que responsable de un acto violento. 

Padecer esquizofrenia o cualquier otro problema de salud mental, no significa ni mucho menos ser violento. En muchas ocasiones se confunden las causas reales de una agresión o conducta violenta relegándola a un problema psiquiátrico, cuando puede deberse a problemas socioeconómicos, consumo de drogas, violencia de género, educacionales, etc. Una conducta violenta no puede justificarse a causa de un problema de salud mental, ya que muy pocas veces existe una sola razón que explique un comportamiento de este tipo.

¿Cómo se puede informar sin estigmatizar?

Portada Guia estilo salud mentalDesde la Confederación, se insta a los medios a seguir las recomendaciones de la Guía de Estilo sobre Salud Mental para Medios de Comunicación, elaborada por el Grupo de Comunicación del movimiento asociativo de SALUD MENTAL ESPAÑA, en la que se ofrecen recomendaciones para tratar la salud mental de forma adecuada y sin estigmas.

En primer lugar, es importante no vincular de forma automática la violencia con los problemas de salud mental. Este es uno de los estereotipos que más daño hace al colectivo. Continuar relacionando los sucesos violentos con los trastornos mentales no sólo es falso sino que, además, hace que se perpetúen ideas como que las personas que los tienen son violentas, agresivas y actúan de forma irracional.

Las personas, sanas o enfermas, son ante todo personas. Las personas con problemas de salud mental, al igual que cualquier otro individuo, tienen múltiples facetas (laboral, personal, familiar, etc.). La Guía indica por tanto que no se las debe mostrar de forma unidimensional.

También debe evitarse etiquetar a los individuos sustantivando su condición: ‘un esquizofrénico’, ‘un depresivo’, ‘una anoréxica’, etc. El hecho de emplear este lenguaje contribuye al ya que reduce a la persona a una única característica: su trastorno mental, cuando se trata de una circunstancia más de su vida. De la misma forma que difícilmente oiremos hablar de un “sidoso” o un “canceroso” para referirnos a personas con estas dolencias, la recomendación es no usarlo tampoco en el caso de la salud mental.

En definitiva, SALUD MENTAL ESPAÑA insta a los medios a que elaboren informaciones responsables y rigurosas, alejadas de estigmas, siguiendo las recomendaciones de la Guía, y se pone a disposición de los profesionales de la Comunicación para cualquier tipo de asesoramiento en esta materia.

Comparte y disfruta
    Feafes