• facebook
  • twitter
  • youtube
  • Linkedin
  • instagram
  • wikipedia
  • RSS
17 nov 2011

Sólo una quinta parte de los niños con problemas de salud mental reciben el tratamiento adecuado

Ante la celebración del Día Universal del Niño, el próximo 20 de noviembre, la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES) quiere alertar del aumento de niños y niñas en España con un problema de salud mental que no reciben un tratamiento adecuado.

Según datos del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, entre un 10 y un 20% de los niños españoles sufren algún tipo de trastorno mental, mientras que “sólo una quinta parte” de estos casos “son tratados adecuadamente”.

Desde reclaman que para proteger la salud infantil también es necesario tener en cuenta los aspectos mentales, tal y como recoge la Declaración de los Derechos del Niño de 1959, cuya proclamación se celebra el día 20 de noviembre.

El presidente de FEAFES, José María Sánchez Monge, señaló la necesidad de que los problemas de sean detectados y tratados “lo antes posible”, ya que esto “resultará fundamental”, no sólo para el momento presente, sino para el desarrollo de ese trastorno en la edad adulta. “En demasiadas ocasiones los trastornos mentales en niños y adolescentes se consideran problemas de carácter o de educación, provocando un enorme sentimiento de culpa en los padres. Estas ideas impiden el diagnóstico, el inicio del tratamiento, y por tanto cualquier mejora en la situación de esas familias” explicó Sánchez Monge.

A pesar del avance que supuso la reciente creación de la especialidad universitaria de psiquiatría infantil, Sánchez Monge insistió en que la atención a este grupo de población supone “una de las principales carencias de nuestro sistema social y sanitario”.

En ese sentido, desde la Confederación que reúne a 285 asociaciones de personas con enfermedad mental y familiares consideran “vital” que los recortes presupuestarios de las distintas administraciones no afecten la atención a los trastornos mentales de los más pequeños, y reclaman que las políticas en este ámbito se dirijan a conseguir una “atención continua y personalizada”.

Ante los casos de niños o adolescentes con problemas de salud mental, Sánchez Monge reclamó “la máxima implicación y coordinación” entre los sectores sanitarios, sociales y educativos.

Un desafío global

En 1954, la Asamblea Generalde las Naciones Unidas recomendó que todos los países instituyeran el Día Universal del Niño, fecha que se dedicaría a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo entero y se destinaría a actividades para promover el bienestar de los niños del mundo. El día 20 de noviembre marca la fecha en que la Asamblea aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.

Según datos incorporados al informe sobre el “Estado Mundial de la Infancia 2011”, de Unicef, se calcula que el 20% de los adolescentes de todo el mundo tiene problemas mentales o de comportamiento. La depresión es una de las enfermedades más frecuentes a nivel mundial de morbilidad entre los jóvenes de15 a 19 años de edad.

En este documento se señala que alrededor de la mitad de los trastornos mentales de una vida comienzan antes de los 14 años de edad y se explica que la prevalencia de trastornos mentales entre los adolescentes ha aumentado en los últimos 20 y 30 años; incremento que se atribuye a la ruptura de las estructuras familiares, al aumento del desempleo entre los jóvenes y a las aspiraciones educativas y profesionales poco realistas que las familias tienen para sus hijos e hijas.

Además, indica que los factores de riesgo de los problemas de salud mental están suficientemente demostrados e incluyen los malos tratos en la infancia; la violencia en la familia, la escuela y el vecindario; la pobreza; la exclusión social y la desventaja en materia de enseñanza. El estigma dirigido hacia los jóvenes con trastornos mentales, y las violaciones de los derechos humanos a las que están sometidos, aumentan las consecuencias adversas. Por ello, los problemas de salud mental en los jóvenes representan un importante reto para la salud pública de todo el mundo.

El informe de Unicef sostiene además que el apoyo a la salud mental, su prevención y un tratamiento oportuno reduce la carga que pesa sobre los sistemas de atención de la salud y añade que el reconocimiento temprano de desarreglos emocionales y la prestación de ayuda psicológica a cargo de personal especializado pueden mitigar los efectos de los problemas mentales.

Comparte y disfruta
    Feafes