• facebook
  • twitter
  • youtube
  • Linkedin
  • instagram
  • wikipedia
  • RSS
13 dic 2019

“El caso de mi hermana es muy triste porque los psiquiatras la estigmatizaron por tener una madre con esquizofrenia”

Entrevista a Aitana Fernández, hermana de Andreas Fernández, fallecida en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Universitario Central de Asturias, tras un ingreso voluntario que se convierte en forzoso.

Entrevista a Aitana Fernández en Revista EncuentroAndreas Fernández era psicóloga social y preparaba unas oposiciones en Oviedo cuando, en abril de 2017, se le diagnosticó una amigdalitis aguda. Tras varias semanas de peregrinaje por centros de atención primaria, comenzó a manifestar nuevos síntomas (acúfenos y fuertes dolores de cabeza) que llevaron a los médicos del Hospital Universitario Central de Asturias a diagnosticarla erróneamente de un problema de . Lo que comenzó como un ingreso voluntario en la planta de Psiquiatría se convirtió en forzoso y, tras 75 horas contenida mecánicamente, Andreas falleció debido a una meningitis que no fue detectada a tiempo.

Ahora, su hermana Aitana, pedagoga de 24 años, lucha para que, en sus propias palabras, “se haga justicia” por la muerte de Andreas. Mientras espera la resolución del caso en los juzgados, Aitana denuncia que “en ningún momento se le hizo ninguna prueba para tratar esa infección orgánica” porque “se consideró que era una patología psiquiátrica producto de la ansiedad”.

¿Por qué crees que, a pesar de llevar casi un mes con síntomas físicos (entre ellos amigdalitis aguda y fiebre), le fue diagnosticado un problema de salud mental en lugar de la meningitis que en realidad padecía?

Creo firmemente que los psiquiatras de turno la prejuiciaron. Se dejaron llevar por el diagnóstico de esquizofrenia de mi madre y la estigmatizaron a ella también. No realizaron ninguna prueba diagnóstica, tal y como mandan los sistemas categoriales DSM-V y la CIE-10. En un TAC, se hubiera visto que esa alteración conductual que refería mi hermana se debía a una inflamación cerebral y no a una enfermedad mental.

El caso de mi hermana es muy triste porque los psiquiatras la estigmatizaron por tener una madre con esquizofrenia. Como si la enfermedad mental tuviera que heredarse siempre.

¿Cuál es tu opinión acerca de cómo afecta en la vida de las personas el estigma que rodea a la salud mental?

Sinceramente, creo que las personas etiquetadas con un diagnóstico psiquiátrico tienen la peor discapacidad percibida socialmente. Hay una serie de prejuicios existentes en el imaginario colectivo sobre la enfermedad mental, como la `irracionalidad´ y la `peligrosidad´, que hacen mucho daño al colectivo. La etiqueta de `loco´ devalúa cualquier control propio sobre tu vida.

“Hay una serie de prejuicios existentes en el imaginario colectivo, como la `irracionalidad´ y la `peligrosidad´, que hacen mucho daño”

En algunos casos el estigma es doble, ya que al trato recibido por tener diagnosticado un problema de salud mental, se añade el hecho de no dar la importancia debida a los síntomas físicos que la persona pueda presentar. ¿Crees que este doble estigma estuvo presente en este caso?La hermana de Andreas reclama que se respeten los derechos humanos en salud mental

Absolutamente. Esta afirmación queda constatada en que jamás se le hizo ninguna prueba diagnóstica a mi hermana para ahondar en su infección. A mi hermana, por tener presuntamente “un brote psicótico”, se le privó de todo el tratamiento para sanar su amigdalitis, que posteriormente se convirtió en una meningitis y en una encefalitis.

Durante la mayor parte del ingreso de Andreas (un total de 75 horas) se le aplicó la contención mecánica. Para SALUD MENTAL ESPAÑA, las contenciones mecánicas suponen una vulneración de los derechos recogidos en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU. Como familiar, ¿qué opinión te merecen este tipo de técnicas coercitivas?

Es una medida que vulnera claramente la integridad, la dignidad y la libertad del individuo. Claro está que atenta contra los . Además, contribuye a generar trastornos del tipo estrés postraumático en la persona que la sufre. No es fácil recuperarse emocionalmente de esta medida.

“La contención mecánica es una medida que vulnera claramente la integridad, la dignidad y la libertad del individuo”

Han pasado dos años desde el fallecimiento de Andreas. En este tiempo, has iniciado una denuncia por la vía administrativa que fue archivada, y que se reabrió por la vía penal en febrero de 2018. ¿En qué punto se encuentra ahora el proceso judicial?

Actualmente, 50 profesionales sanitarios, desde psiquiatras, cardiólogos, psicólogos, enfermeras y demás especialistas, han aportado al juzgado distintos informes periciales donde confirman que en el fallecimiento de mi hermana ha habido una serie de irregularidades y negligencias contrarias a la lex artis. Están convencidos de que la muerte de mi hermana ha sido fruto de un homicidio imprudente. Estamos esperando a que la jueza abra juicio por la vía penal y se depuren las responsabilidades pertinentes.

En la denuncia, ¿cuál es tu principal reivindicación?

Que se haga justicia por la muerte de mi hermana, por supuesto. Pero sin dejar de lado que se cumplan los derechos humanos en salud mental, esos derechos que la Organización de las Naciones Unidas ha señalado en varias ocasiones y que son vapuleados sistemáticamente en nuestro país.

Mi denuncia abandera el cese de las contenciones mecánicas y farmacológicas. Que jamás se apliquen medidas coercitivas y forzosas en contra de la voluntad de ninguna persona con una etiqueta de “enfermedad mental”. Y también que se equiparen los derechos de las personas con enfermedad mental a aquellas que padecen enfermedad orgánica. Que nadie vuelva a pasar por lo de mi hermana y que ninguna familia tenga que llorar la muerte de su familiar por culpa de estas técnicas psiquiátricas tan aberrantes.

“Mi principal reivindicación es que se haga justicia por la muerte de mi hermana, sin dejar de lado que se cumplan los derechos humanos en salud mental”

Decenas de entidades y organizaciones vinculadas a la salud mental te han dado su apoyo a través de un manifiesto público, y el de la Confederación ha reclamado que el proceso judicial se lleve hasta el final y se depuren responsabilidades. ¿Cómo has vivido esa oleada de solidaridad?

Estoy eternamente agradecida a todas las asociaciones y a todos los profesionales sanitarios que se han postulado a favor de que se depuren todas las responsabilidades penales en torno al fallecimiento de mi hermana Andreas, y también de que se cumplan los derechos humanos en las plantas de psiquiatría.

Reconforta sentir el apoyo de tanta gente, es ver luz entre tanta oscuridad. Me han dado mucha fuerza y mucho calor para seguir luchando por que se haga justicia por mi hermana y por los que, desgraciadamente, puedan estar en su lugar.

Aitana Fernández demanda justicia por el fallecimiento de su hermana AndreasEn tu opinión, ¿la vulneración de derechos humanos en salud mental es algo habitual en nuestro país?

Totalmente. Día sí y día también hay personas recluidas, atadas y medicadas en contra de su voluntad en unidades de Psiquiatría. Hoy en día, movimientos como el de #0Contenciones cobra más fuerza. Porque, por supuesto, el caso de mi hermana no ha sido el único en estos últimos años. Se sigue atando y sedando forzosamente.

¿Crees que se puede corregir esta situación? ¿De qué manera y quién debe estar implicado?

Personalmente, creo que debe de haber un cambio a la hora de concebir la Psiquiatría. Debe empezarse por impartir en las universidades de Medicina una docencia basada en técnicas más humanas y más respetuosas, que deje a un lado los factores biologicistas y se centre más en la problemática social de las personas con sufrimiento psíquico. La Psiquiatría debe ir en consonancia con otras especialidades como la Psicología, de forma que no sólo se busque la remisión de la sintomatología psiquiátrica sino también la rehabilitación social de la persona, ayudando a que esta recupere su proyecto vital anterior al diagnóstico de la enfermedad.

En segundo lugar, creo que debe haber una legislación firme y en consonancia con la Declaración de Derechos de Personas con Discapacidad de la ONU. Esta legislación debería penalizar medidas que violen los derechos humanos, tales como las contenciones mecánicas y farmacológicas.

En tercer lugar, me parecen súper importantes las labores de concienciación y promoción de salud mental, que derriben todo el estigma asociado a la enfermedad mental.

¿Cómo crees que debería ser la atención a las personas con problemas de salud mental?

Debe ser una atención en base a los derechos humanos, una atención ética y humana. Esta atención creo que debería de estar conformada por un equipo multidisciplinar, con profesionales de distinta índole: psiquiatras, psicólogos, educadores, trabajadores sociales, etc. La recuperación de un problema mental no pasa sólo por que remitan los síntomas, sino por que la persona viva con la máxima calidad de vida posible.

Entrevista publicada en el nº 2 de la Revista Encuentro, del 2019.

 

El diario “El País” publicó en abril de 2019 el reportaje “Andreas murió de meningitis tras 75 horas atada en la unidad psiquiátrica del Hospital Central de Asturias“.

Comparte y disfruta
    Feafes