• facebook
  • twitter
  • youtube
  • Linkedin
  • instagram
  • wikipedia
  • RSS
13 oct 2014

Un estudio de EUFAMI revela la contribución de los familiares de personas con esquizofrenia en Europa

Aproximadamente tres de cada cuatro (un 72 %) de los cuidadores que viven con una persona esquizofrenia, son los principales (34 %) o los únicos (38 %) responsables de su cuidado, lo que les supone una enorme carga emocional y física, de acuerdo con los resultados preliminares de una importante encuesta internacional publicada por el movimiento asociativo europeo con motivo del Día Mundial de la Salud Mental.

La encuesta internacional que reveló estos datos, la primera de este tipo, pone de manifiesto el impacto en aquellos que cuidan de personas con con motivo del Día Mundial de la de 2014.

La Federación europea de asociaciones de familias de personas con enfermedades mentales (), ha realizado esta encuesta sobre el cuidado de los en 25 países en colaboración con LUCAS, el centro interdisciplinario para la investigación y consultoría del cuidado de la Universidad de Leuven, Bélgica.

Los primeros resultados divulgados se basan en las respuestas de más de 400 cuidadores de Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido. Dichos resultados, evidencian la inmensa carga silenciosa que sobrellevan las personas que cuidan de aquellos que viven con esquizofrenia y pone de manifiesto la contribución que hacen, así como el sobrecogedor impacto que tiene en sus propias vidas.

Los cuidadores de las familias desempeñan su papel como cuidadores durante una media de 16 años, dada la naturaleza indeterminada y a largo plazo de la esquizofrenia, y refieren que pasan una media de 23 horas a la semana cuidando de un ser querido. Tal cantidad de cuidados equivale a un trabajo a tiempo parcial.

En la Unión Europea, existen aproximadamente 10 millones de familiares que cuidan y que apoyan a diario a hijos o hermanos con una afección mental grave. Se trata de una contribución enorme y valiosa, no solo para las personas, sino para la sociedad en su conjunto y para unos sistemas sanitarios europeos sometidos a una gran presión financiera. “Esta mano de obra oculta que constituyen los cuidadores de la familia representa un salvavidas para la sociedad y debemos tomar medidas para garantizar que se les reconoce plenamente su contribución, que se oye su voz y que reciben apoyo, con el fin de que puedan seguir cuidando de manera eficaz y segura de sus seres queridos, sin poner en riesgo su propio bienestar físico y emocional”, afirmó Kevin Jones, secretario general de EUFAMI.

A pesar de que un tercio de quienes cuidan refieren experiencias positivas derivadas de prestar asistencia, la encuesta también indica que casi 4 de cada 10 luchan contra la sensación de no ser capaces de soportar la “ansiedad constante” que supone tenerles a su cargo y un tercio se siente deprimido. Más de 1 de cada 10 cuidadores se preocupan por sentirse aislados y experimentan tensiones en su red social como consecuencia del cuidado que proporcionan.

“Al borde del colapso”

La edad media de los cuidadores encuestados era de 61 años, donde la mayoría [84 %] cuidan de un hijo o una hija. Muchos expresan una profunda preocupación sobre lo que ocurrirá con sus hijos cuando no sean capaces de cuidar de ellos o ya no estén “aquí”. Con este nivel constante de presión, un tercio de los cuidadores refieren estar “al borde del colapso” y tener la sensación de que las cosas no pueden seguir como hasta ahora. Los resultados enfatizan la urgente necesidad de que tanto los gobiernos como la sociedad emprendan acciones orientadas a reconocer el papel de los cuidadores, su contribución y la necesidad de proporcionar apoyo y esperanza para su futuro.

Mientras que los cuidadores expresan algunas experiencias positivas sobre los cuidados que aportan, esto se ve eclipsado por el hecho de que existe un grado de insatisfacción con el nivel, o la ausencia, de apoyo de los profesionales de la atención sanitaria. El noventa y dos por ciento de los cuidadores encuestados quieren más apoyo en varios dominios.

La encuesta destaca el deseo de los cuidadores de sentirse más implicados en las conversaciones sobre el tratamiento y en estar mejor equipados para influir en las decisiones sobre los cuidados. “Existe una falta de apoyo y una insatisfacción que expresan los cuidadores de la familia. El treinta y ocho por ciento siente que el personal médico/de la atención sanitaria no se les toma en serio y el 44 % no se siente satisfecho con su capacidad para influir en las decisiones importantes de la planificación del tratamiento y de los cuidados”, afirmó Kevin Jones, secretario general de la EUFAMI.

“Los profesionales de la atención sanitaria deben reconocer que los cuidadores de la familia pueden desempeñar un papel mucho más trascendental, integrarles en las decisiones sobre el tratamiento y colaborar con ellos para lograr mejores resultados para los pacientes. EUFAMI lleva reclamando este enfoque desde hace varios años”. “Además, varios cuidadores experimentan una carga económica debido a su actividad como cuidadores”, afirmó la Dra. y catedrática Chantal Van Audenhove, directora de LUCAS.

Comparte y disfruta
    Feafes