• facebook
  • twitter
  • youtube
  • Linkedin
  • instagram
  • wikipedia
  • RSS
30 abr 2010

Las personas con discapacidad por trastorno mental son las que menos presencia tienen en las empresas españolas

La Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES) señala que, aunque las personas con discapacidad en general tienen en la inserción laboral uno de los principales obstáculos para su integración, la discapacidad por trastorno mental es la que registra una mayor discriminación, niveles más bajos de inserción y menor presencia en las empresas españolas.

Con motivo de la celebración del Día Internacional del Trabajo, recuerda que el para las personas con un trastorno mental no es sólo una fuente de ingresos o de independencia económica, es un factor estabilizador, que identifica a las personas como ciudadanos, y un camino hacia la normalización.

Sólo un 4,6 por ciento de las personas con enfermedad mental cuentan con un empleo regular y el 32 por ciento desearían hacer cualquier tipo de trabajo con tal de tener uno.

Para las personas con enfermedad grave y persistente el y el rechazo se manifiestan especialmente en la dificultad que experimentan para encontrar un trabajo ordinario y cuando acceden a un empleo, en la mayor parte de los casos, lo hacen en tareas de baja cualificación y en empleo protegido, generalmente con una baja remuneración, lo que les impide alcanzar la deseada autonomía e independencia.

Según recoge el estudio “Perspectivas del mundo empresarial respecto a la de personas con discapacidad”, de la Fundación ONCE, la actitud de los empresarios a la hora de contar con personas con discapacidad por trastorno mental presenta “un mayor número de prejuicios y frenos para su ”.

En este sentido, FEAFES propone como acciones generales encaminadas a luchar a favor de la de las personas con discapacidad, especialmente las que lo son por trastorno mental, la de informar y sensibilizar a empresarios y a la sociedad en general, mediante mensajes adaptados a cada público objetivo, sobre el potencial de las personas con problemas de salud mental; asegurar un salario mínimo digno y una regulación justa de la compatibilidad entre trabajo y prestaciones sociales, y el empoderamiento de los propios afectados, es decir que sean los protagonistas de su propio proceso de acceso al empleo.

Por otro lado, la Confederación FEAFES no quiere dejar de recordar en el Día Internacional del Trabajo que, según la Evaluación de la Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, la población con un bajo nivel de ingresos y en situación de desempleo presenta un factor de riesgo alto para el trastorno depresivo mayor. El principal factor de riesgo para los trastornos del estado de ánimo tiene que ver con la situación laboral: el 20,2 por ciento de la población desempleada y el 15,6 por ciento de la población jubilada presenta trastornos mentales.

Comparte y disfruta
    Feafes