WP_Post Object
(
    [ID] => 70906
    [post_author] => 2
    [post_date] => 2020-06-29 11:30:31
    [post_date_gmt] => 2020-06-29 09:30:31
    [post_content] => [vc_row][vc_column][vc_column_text]La Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA ha participado en el 'Espacio de encuentro profesional: violencia de género y problemas de salud mental grave', organizado por la Federación de Mujeres Progresistas, con la colaboración del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, que ha reunido virtualmente a más de una de una treintena de profesionales de distintos recursos de salud mental de todo el territorio nacional.

A lo largo de un mes, las y los especialistas han aportado sus visiones acerca de la violencia de género en los casos de mujeres con problemas de salud mental grave, centrándose en dos aspectos. Por un lado, han evidenciado los obstáculos que existen para poder avanzar en el abordaje de la violencia machista en estos casos, y por otro, han aportado propuestas y buenas prácticas prácticas que se pueden tomar como referencia.

Esperanza Rubio, Directora Técnica de Proyectos y Estudios de la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA, participante en este espacio, señala, a modo de conclusión, los tres principales obstáculos que impiden a todas luces que se intervenga con éxito en la violencia machista contra las mujeres con problemas de salud mental.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width="1/2"][vc_single_image image="70934" img_size="full" add_caption="yes" alignment="center"][/vc_column][vc_column width="1/2"][vc_column_text]En consonancia con el resto de participantes, Rubio apunta a la falta de formación y sensibilización, así como a la escasez de recursos, como dos barreras decisivas a la hora de enfrentar estas situaciones de violencia. "Hay poca formación y sensibilización especializada en esta materia, que además se dirija a todas las personas implicadas en esta situación. Incidiría en la parte de sensibilización a la sociedad porque veo una relación directa con otra barrera la credibilidad que, en ocasiones, es muy difícil para los testimonios compartidos por mujeres con problemas de salud mental y que sufren violencia de cualquier tipo". "También, rescato y comparto- añade Esperanza Rubio- la falta de recursos y servicios de protección ante la violencia y las dificultades de acceso con las que se encuentran las mujeres con problemas de salud mental. Sería muy necesario garantizar el acceso a este tipo de recursos para todas las mujeres en esta situación".

A estas dos dificultades, Rubio destaca una tercera "directamente relacionada con la falta de formación y sensibilización, que es el doble estigma que sufren por ser mujeres y por tener un problema de salud mental. Este doble estigma puede verse aumentado al contemplar otras variables, vivir en una zona rural, estar en un centro[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]penitenciario… Los prejuicios que se construyen a en relación a estas variables actúan como barrera que genera situaciones de discriminación, descrédito e invisibilización".

En el bloque de propuestas y buenas prácticas, las y los participantes aportaron ideas a desarrollar, tanto en el plano social, como profesional y relacionadas con los recursos y las políticas a llevar a cabo.

En este sentido, Esperanza Rubio destacó la trayectoria y el trabajo, que comenzó hace tres años, de la Red Estatal de Mujeres SALUD MENTAL ESPAÑA, como espacio de empoderamiento de las mujeres con problemas de salud mental para la defensa de sus derechos y la igualdad de oportunidades.

Precisamente, en la clausura del espacio que tuvo lugar el pasado viernes mediante un encuentro virtual, a las voces profesionales se sumaron las de María Clara Bauzán Fernández, de FEAFES Salud Mental Extremadura, y Mª Dolores Romero Martínez de FEDEAFES – País Vasco, como representantes de la Red Estatal de Mujeres SALUD MENTAL ESPAÑA, y que aportaron su experiencia y vivencias propias.

En esta jornada de cierre, las y los asistentes se centraron en algunas de las principales reivindicaciones y propuestas, vertidas a lo largo del tiempo que ha durado el foro, y que se focalizan en la formación para profesionales, así como en el trabajo conjunto entre especialistas en salud mental y en violencia de género, el trabajo conjunto con mujeres con problemas de salud mental, y el impulso de iniciativas que promuevan la participación social y el empoderamiento de estas mujeres.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width="1/4"][vc_btn title="VOLVER A NOTICIAS" style="gradient-custom" gradient_custom_color_1="#ffffff" gradient_custom_color_2="#ffffff" gradient_text_color="#005b50" shape="square" align="center" i_icon_fontawesome="fa fa-chevron-circle-left" add_icon="true" link="url:%2Fnoticias%2F|title:NOTICIAS||"][/vc_column][vc_column width="1/4"][/vc_column][vc_column width="1/4"][/vc_column][vc_column width="1/4"][/vc_column][/vc_row]
    [post_title] => Escasez de recursos, falta de formación y doble estigma, principales obstáculos para atajar la violencia contra las mujeres con problemas de salud mental
    [post_excerpt] => SALUD MENTAL ESPAÑA y su Red Estatal de Mujeres han participado en un espacio de encuentro para abordar la violencia de género y los problemas de salud mental graves, analizando las barreras y aportando propuestas y soluciones.
    [post_status] => publish
    [comment_status] => closed
    [ping_status] => open
    [post_password] => 
    [post_name] => violencia-genero-problemas-salud-mental
    [to_ping] => 
    [pinged] => 
    [post_modified] => 2020-07-01 13:47:44
    [post_modified_gmt] => 2020-07-01 11:47:44
    [post_content_filtered] => 
    [post_parent] => 0
    [guid] => https://consaludmental.org/?p=70906
    [menu_order] => 0
    [post_type] => post
    [post_mime_type] => 
    [comment_count] => 0
    [filter] => raw
)

Noticias

Estás aquí:

Escasez de recursos, falta de formación y doble estigma, principales obstáculos para atajar la violencia contra las mujeres con problemas de salud mental

29/06/2020

SALUD MENTAL ESPAÑA y su Red Estatal de Mujeres han participado en un espacio de encuentro para abordar la violencia de género y los problemas de salud mental graves, analizando las barreras y aportando propuestas y soluciones.

La Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA ha participado en el ‘Espacio de encuentro profesional: violencia de género y problemas de salud mental grave’, organizado por la Federación de Mujeres Progresistas, con la colaboración del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, que ha reunido virtualmente a más de una de una treintena de profesionales de distintos recursos de salud mental de todo el territorio nacional.

A lo largo de un mes, las y los especialistas han aportado sus visiones acerca de la violencia de género en los casos de mujeres con problemas de salud mental grave, centrándose en dos aspectos. Por un lado, han evidenciado los obstáculos que existen para poder avanzar en el abordaje de la violencia machista en estos casos, y por otro, han aportado propuestas y buenas prácticas prácticas que se pueden tomar como referencia.

Esperanza Rubio, Directora Técnica de Proyectos y Estudios de la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA, participante en este espacio, señala, a modo de conclusión, los tres principales obstáculos que impiden a todas luces que se intervenga con éxito en la violencia machista contra las mujeres con problemas de salud mental.

Momento del encuentro de clausura del espacio.

En consonancia con el resto de participantes, Rubio apunta a la falta de formación y sensibilización, así como a la escasez de recursos, como dos barreras decisivas a la hora de enfrentar estas situaciones de violencia. “Hay poca formación y sensibilización especializada en esta materia, que además se dirija a todas las personas implicadas en esta situación. Incidiría en la parte de sensibilización a la sociedad porque veo una relación directa con otra barrera la credibilidad que, en ocasiones, es muy difícil para los testimonios compartidos por mujeres con problemas de salud mental y que sufren violencia de cualquier tipo”. “También, rescato y comparto- añade Esperanza Rubio– la falta de recursos y servicios de protección ante la violencia y las dificultades de acceso con las que se encuentran las mujeres con problemas de salud mental. Sería muy necesario garantizar el acceso a este tipo de recursos para todas las mujeres en esta situación”.

A estas dos dificultades, Rubio destaca una tercera “directamente relacionada con la falta de formación y sensibilización, que es el doble estigma que sufren por ser mujeres y por tener un problema de salud mental. Este doble estigma puede verse aumentado al contemplar otras variables, vivir en una zona rural, estar en un centro

penitenciario… Los prejuicios que se construyen a en relación a estas variables actúan como barrera que genera situaciones de discriminación, descrédito e invisibilización”.

En el bloque de propuestas y buenas prácticas, las y los participantes aportaron ideas a desarrollar, tanto en el plano social, como profesional y relacionadas con los recursos y las políticas a llevar a cabo.

En este sentido, Esperanza Rubio destacó la trayectoria y el trabajo, que comenzó hace tres años, de la Red Estatal de Mujeres SALUD MENTAL ESPAÑA, como espacio de empoderamiento de las mujeres con problemas de salud mental para la defensa de sus derechos y la igualdad de oportunidades.

Precisamente, en la clausura del espacio que tuvo lugar el pasado viernes mediante un encuentro virtual, a las voces profesionales se sumaron las de María Clara Bauzán Fernández, de FEAFES Salud Mental Extremadura, y Mª Dolores Romero Martínez de FEDEAFES – País Vasco, como representantes de la Red Estatal de Mujeres SALUD MENTAL ESPAÑA, y que aportaron su experiencia y vivencias propias.

En esta jornada de cierre, las y los asistentes se centraron en algunas de las principales reivindicaciones y propuestas, vertidas a lo largo del tiempo que ha durado el foro, y que se focalizan en la formación para profesionales, así como en el trabajo conjunto entre especialistas en salud mental y en violencia de género, el trabajo conjunto con mujeres con problemas de salud mental, y el impulso de iniciativas que promuevan la participación social y el empoderamiento de estas mujeres.